viernes, 1 de febrero de 2013

Un hombre malo

No conozco un hombre malo. Tampoco poseo el recuerdo de ninguno. Conozco, sí, hombres prepotentes, deshonestos, mentirosos, crueles, y en general, normales. Pero malos, no. Ser un hombre malo supone una negación de toda virtud, una recopilación de los atributos más siniestros. Significa hacer el mal sin tener un propósito, el mal por el mal, si se quiere. No eres malo malo por las circunstancias; aunque hubiesen sido otras, igual serías malo. Naciste malo.

Lo que veo a diario y lo que me duele reconocer es una inclinación hacia el mal. Tomaré el ejemplo de mis amigos, ellos sabrán perdonarlo. Son buenos tipos, se les reconoce en la cara. En circunstancias habituales son prudentes y si sobresalen por algo, es por su amabilidad. Se diría hombres pacíficos y dignos de toda confianza.

Pues bien, estos mismos hombres, tienen un secreto. Basta tocar algunas de sus fibras o mencionar algún recuerdo inadecuado, para alterarlos, para volverlos seres momentáneamente malos. Casi se puede apreciar la astucia en sus miradas. Pero creemos que son hombres buenos, por eso los soportamos, amparamos sus excesos, alimentamos su embriaguez y, sin querer, los abandonamos.

Al llegar a determinada edad, han sido vencidos. Se han convertido en hombres malos con pequeños episodios en los que hacen el bien. Prueba de lo que un día fueron, a veces se redimen entregando una limosna, cediendo el asiento, dando las gracias, diciendo unas palabras de aliento o solidarizándose. Pero es igual, jamás dejarán de ser hombres malos.

Pero entonces, ¿qué es lo que corrompe a los hombres? Es difícil saberlo.

Un esbozo de respuesta se me presentó en estos días, seguro proveniente de alguna lectura. El hombre malo no sabe que es malo. Cree que actúa con normalidad. Cuando se excede, se justifica. Pero en general, destruyen, abusan y dañan porque todo el mundo lo hace, porque se los hicieron a ellos, porque lo vieron en las calles. No son ellos, es el mundo quien los trastorna. Y un mundo que solo piensa en beber, fumar, copular y distraerse, evidentemente será malo, evidentemente generará hombres malos. No es culpa de los hombres, ni de mis amigos, ni mía, ser malos; es culpa de quienes lo saben y no hacen nada para remediarlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada