martes, 27 de noviembre de 2012

Breve mención de los hechos de hoy


Hoy hubo un ambiente cargado. Como la espera de algo que va a suceder y nada puede detenerlo. Comenzó cuando arribé al salón y ella me dirigió una mirada llena de significados. Podía ser de rencor, de reproches, de amor, y en cada una de ellas mantenía su encanto.

Hace unos días me oculté junto con Paulo detrás de un afiche gigantesco, y esperamos a que ella pasara. Paulo estaba apurado y yo recé por que ocurriera. Ocurrió. Ella cruzó delante de nosotros sin notarnos. Era un bello flamenco con la caminata altanera y las piernas larguiruchas.

— ¿Y? ¿Qué tal?

Sí, es bonita. Pero hay algo que no me cuadra. No creo que sea tan inocente como tú la describes. Hay algo en su mirada.

Claro, eso. Hace tiempo me vengo preguntando qué es. ¿Rencor? ¿Temor? ¿Sensualidad? ¿Deseo? ¿Maldad?

Un poco de todo, supongo.

Algo de eso también hubo en su mirada de hoy. Pero esta vez me comporté a la altura. No bajé los ojos en ningún momento e hice mis cosas como quien cumple una rutina. La clase acabó y creí que todo había terminado. No fue así. El ambiente cargado persistió, sin decaer en ningún momento. Incluso es posible que se intensificara, como si se acercara la hora de cumplirse el presentimiento. Y sin embargo, no hubo más que contar. Solo nosotros, bastante lejos, y un destino entre ambos, creciendo, envolviéndolo todo.

Luego ambos nos fuimos y comprobé que ya había acabado. Nada pasaría jamás entre nosotros. Aquello que crecía, era la distancia que nos separaba. Su mirada, oculta detrás de esos lentes que nunca podrán ocultar unos ojos más bellos, únicamente demarcaba su territorio.

Resignado, me dirigí a la sala de lectura. En el camino, la vi nuevamente. El ambiente se sobrecargó y era evidente que al fin pasaría. Nada podía detenerlo. Solo debía mirar al frente y seguir caminando y el destino haría el resto. Jamás habría otro momento. Y sin embargo, una vez más, nada pasó. Nos miramos desde nuestras posiciones y comprobamos cuan lejos estábamos.

Quiero creer que ella alcanzó a sentir una parte de esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada